Plaza Santa Ana, Santiago

Buscando darle una mayor resistencia a los prototipos, se trabajó en base a un módulo en forma de «L», uniendo dos bandejas con amarracables. Junto a Carlos Quezada, director de CIP Chile, reforzamos esta unión soldando por un lado del objeto; para esto se utilizó un aporte: cordón encargado de producir la unión mecánica rígida entre ambas bandejas, del mismo material. Se soldaron sesenta bandejas, equivalentes a treinta módulos. La ventaja de construir un módulo en “L”, se relaciona con el tamaño; es pequeño, fácil de transportar y con una cara que exhibe y otra cara que contiene. Las pruebas de los prototipos se realizaron en la plaza Santa Ana, situada a tres cuadras del taller de CIP Chile, desde donde pudimos trasladar las bandejas caminando. Este lugar reúne características urbanísticas que justifican nuestra elección: una explanada lo suficientemente amplia para no obstaculizar las dinámicas habituales del lugar, flujos constantes de circulación por ubicarse allí uno de los accesos a la estación de metro Santa Ana, un colegio y oficinas en los alrededores.

Participantes: Nadinne Canto, Daniela Escobar, Juan Pablo Torrealba
Colaboradores producción: Carlos Quezada, CIP Chile
Colaboradores registro: Cristián Ciolina

Materiales:
60 bandejas plásticas
Amarra cables
Soldadura

Dimensiones:
Variables